Visita al Prof. Juan Manuel Chávez – Querétaro, México. Abril 2014


Visita al Prof. Juan Manuel Chávez – Querétaro, México. Abril 2014

Por: Sánchez, Alfredo Kaicho.

En mi vida he tenido pocas oportunidades de conocer a personalidades tan significativas y valiosas como el Prof. Juan Manuel Chávez, a quien fuera de pretensiones y falsos halagos, considero luego de mi profesor (Sosai Daniel F. Hernández q.e.p.d.) uno de los más destacados ejemplos de un honesto maestro que vive verdaderamente dentro y fuera del tatami los preceptos que en el se supone se deben enseñar.

DSC02265No escribiré de cuestiones personales que serían solo temas para quienes de manera cercana convivan con el profesor y conmigo mismo. No hablaré tampoco de situaciones pasadas ni futuras pues todos los hombres aprendemos durante el andar en nuestra vida. Si algunos tienen la capacidad de tropezar y aprender de sus errores, son quienes realmente se convierten en un ejemplo.

Lo que sí diré es que tal como me lo platicaba en vida Sosai Hernández, en este país lamentablemente el malinchismo está en todos lados y pocas veces se le da preferencia a personas que como Sosai y el mismo Prof. Chávez son tan o más valiosas como cualquier extranjero, al que se le invita a dar un seminario de miles de cosas que al final pueden hasta estar mal hechas técnicamente, pero que son vanagloriados primeramente por profesores con las mismas carencias pero que de esa manera viven en su realidad.

DSC02269Se dice que los árboles sin raíces están destinados a caer o al menos a no crecer con una guía que los haga grandes árboles. Es por esto que escribo estas sencillas líneas en agradecimiento a quien siempre nos ha tendido la mano y de quien el pasado mes de Abril nos abrió las puertas de su Dojo en Querétaro, México.

En este encuentro (como en otros muchos que he tenido con el Prof. Chávez) me permitió escuchar algunas anécdotas, consejos y procederes, tal como hace años fueron las enseñanzas de Sosai y que me han permitido como profesor, sortear situaciones que de otro modo habría que haber aprendido de mala manera. Estas ahora sé que son las herencias más tremendamente valiosas que una persona nos puede dejar si podemos tener la humildad y capacidad de observarlas.

Un grupo de algunos de mis más allegados y leales alumnos fueron quienes me acompañaron en este especial viaje y los comentarios que me dieron luego de conocer al Prof. Chávez y escuchar de un gran maestro algunas opiniones y conceptos que yo mismo les había mencionado antes, me dejó un gran sabor de boca.

Hay tantas cosas que en este cerrado círculo de las artes marciales no se sabe o no se quiere saber hasta que a veces una persona con el suficiente carácter lo dice con voz fuerte. Esta es la misma razón por la que tal vez lamentablemente para algunos pero orgullosamente para otros, los verdaderos profesores caminan con la verdad en su boca, inclusive con las consecuencias de sus propios errores pero siempre abriendo brecha en su vida como un hombre honorable en toda la extensión. DSC02271

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.